mié. Oct 21st, 2020

ADP y Coopnama: La meta para los grupos de poder extra magisterio.


    Por:
  • Carlos Lara
  • (Periodista)
  • Redacción Desde la Fuente

ADP y Coopnama: La meta para los grupos de poder extra magisterio.

Autor: Prof. Riquermes Amador.
Presidente ADP Municipio San Antonio de Guerra.

Desde el 2015 en la segunda gestión del profesor Eduardo Hidalgo, en la Asociación Dominicana de Profesores ( ADP), se advirtió a la clase magisterial sobre los ataques de grupos de poder con la intención de desacreditar al sindicato y del mismo modo a los maestros, lo cual llevó al gremio a realizar talleres, foros y encuentros con expositores internacionales, todos miembros de la Internacional de la Educación, los ex presidentes y los ex secretarios generales de la ADP, para así darle una mirada a América Latina, en materia gremial y aplicar estrategias para que nos pasara como les había pasado a los otros sindicatos, tanto locales como internacionales.

Pero los esfuerzos fueron infructuosos ya que, los grupos de poder fueron más audaces o se presume que contaron con el “apoyo interno”, ayuda o colaboración que les permitieron reformularon sus estrategias, llevando a los mismos miembros de la ADP a pelearse entre ellos para que se perdiera la dinámica como organización, el respeto a la institucionalidad, la democracia y la diversidad de criterios, es tanto así, que la gente llegó a preguntarse: ¿cuántas ADP es que hay?

Sin embargo esto se da, producto a que ya se acercaban las elecciones de la ADP de 2018, que había un ministro con pretenciones presidenciales y que contaba con el “apoyo” del sector empresarial; a través la ONG conocida como EDUCA, así como de los medios de comunicación y las universidades privadas. Pero vaya perla, los tres antes mencionados, les brindaron un caramelito envenenado, tanto a varias corrientes magisteriales que hacen vida en la ADP, como al ministro de entonces, porque auqnue esas corrientes obtuvieron la presidencia del gremio, éste coqueteó con hacerla desaparecer y quedó muy debilitado, y, por el otro lado, el ministro de entonces, no llegó a ser candidato presidencial y eso le costó el poder al gobierno de turno.

Ahora viene lo bueno, como todo eso no fue fortuito, sino más bien, pensado y muy analizado a profundidad, el “paraíso” estaba acorde para estos grupos, una ADP desacreditada, aislada, desmovilizada, entregada, así como desconectada del interés general de la sociedad y una gestión que no prendía porque su ministro estaba en afanes electorales. Escenarios que les permitieron ganar terreno en la sociedad a esos grupos de poder y que hoy día son hoy día los protagonistas fundamentales de las iniciativas del ministerio de educación; las universidades eran las encargadas de los planes de la capacitación docente continua en los distritos y regionales del país recibiendo cientos de millones de pesos, así como también de la actualización continua, y los medios de comunicación se alzaron con una gran cantidad de publicidad o propaganda del Minerd a un costo de varias decenas de millones de pesos del presupuesto educativo, pero ahora también tienen las clases a distancia por radio-televisión y ahora EDUCA es quien dirige la política educativa y la formación continua a un costo en millones de dólares que todavía no se ha informado a la ciudadanía.

Queridos lectores, en Cooperativa no es nada diferente, porque son los mismos actores que no aprendieron de lo anterior, (las Corrientes Magisteriales), ahora se pretenden acabar con la Coopnama, entidad valorada en miles de millones, la más sólida del país, dándole aquiescencia a los bancos privados para que saquen provecho de la situación económica, es bueno que las apetencias personales no los vuelvan a sacar del rumbo y que el diálogo y la concertación sean el más grande alidado para que la cooperativa se mantenga en el tiempo y a favor de los mejores intereses del magisterio y sus socios.

“Aquella mujer que te ha dado varios hijos, mañana no luce decir que es o fue la más mala del mundo”. Jerga dominicana.

Prof. Riquermes Amador.