Las inundaciones: “Sí, hay culpables”.

    Por:
  • Carlos Lara,
  • Redacción Desde la Fuente,

Las inundaciones: “Sí, hay culpables”.

Por : Carlos Lara
Reflexión XXIV.

Tal como afirmaron los meteorólogos John Morales y Francisco Holguín, en diferentes medios escritos, la gran cantidad de lluvias que dejó anegadas las principales avenidas y calles de la del Gran Santo Domingo y ahogó cientos de vehículos, la tarde del viernes 4, era impredecible, ¡Sí eso es correcto y lógico!, ninguna ciudad en el mundo está preparada para recibir este embate de la naturaleza de tal magnitud.

La gran cantidad de agua que inundó la ciudad provocó el enojo, rabia, desesperación de toda la población y es lógico que estos sentimientos invadan a las personas al ver sus casas repleta de agua, lodo y sobre todo cientos de vehículos flotando en las aguas como si se tratara de un tsunami.

Ante esa situación de desesperación de una población indefensa ante la rabia de la naturaleza, también debemos sumarle la pérdida mortales de ocho personas que hoy dejan hijos huérfanos y familiares sumidos en el más profundo dolor.

¿Quiénes son culpables?

Reflexionemos un poco sobre esta cuestionante: gran parte de la población dominicana por generaciones ha vívido alejada del Estado de derecho; hablamos de unos de los derechos más fundamentales en la vida de los seres humano “La educación, misma establecida en la Ley General de Educación 66-97 en su Art. 1. Citamos  “La presente ley garantiza el derecho de todos los habitantes del país a la educación”.

En tal sentido como el Estado Dominicano debe garantizar la educación a todos los ciudadanos y con el tema de la basura no existe un programa de educación ciudadana para enseñar a munícipes la gravedad de lanzar  desechos a las vía pública, ellos no pueden aplicar sanciones ejemplares a esos mismos ciudadanos que de manera indiscriminada afectan al medio ambiente; simple no los educan para tales fines.

Formar y educar a la población es responsabilidad del gobierno y las Alcaldías a nivel nacional, cumplir con ese rol es vital para lograr evitar situaciones como la del pasado viernes 4, solo así estaríamos en capacidad de aplicar multas y sanciones ejemplares a las personas que infrinjan esta disposición.

Claro ante el infierno vivido por la gente en las calles el pasado viernes, se hace imperioso utilizar  el sentido común ¿Dónde estaba La Oficina Nacional de Meteorología, (ONAMET)que no alertó oportunamente sobre este fenómeno que representaba peligro para el Gran Santo Domingo?

¿Dónde estaba el Centro de Operaciones de Emergencias (COE)?, que no dio las informaciones oportunas de cuáles municipio y provincias se iban haber afectado con esta desgracia; al parecer el Director del COE, Juan Manuel Méndez se encuentra más preocupado en la reelección del presidente Luis Abinader que en los diferentes tipos de alertas que garantizan que las personas tomen medidas antes de la llegada de un fenómeno natural.

¿Dónde estaba la Defensa Civil y Los Bomberos?, que en medio del caos en las calles y casas los ciudadanos no recibieron el apoyo de parte de esta instituciones, y peor aún ¿Dónde estaba el Gobierno Central que se sentó a esperar que pasará la desgracia para luego cuantificar los daños?, ¿Había visto un nivel de negligencia más absurdo?

La actitud del ejecutivo fue errada, deficiente e inoperante y por eso el enojo de la población, que horas después de la tragedia observó como esas misma autoridades que debieron acompañarlos en medio del desastre luego salieron a realizarse muchas fotos y videos para las redes sociales.

Recordemos:

En el año 2010 la Senadora del Distrito Nacional Faride Raful escribió un tuit criticando la poca inversión en el drenaje pluvial del gobierno de entonces, citamos: “Que vergüenza esta ciudad, ¿es tan difícil invertir en el drenaje pluvial?, que impotencia ante tanta ineficiencia”.

Nos preguntamos y es que en dos años y meses de gestión del Partido Revolucionario Moderno (PRM) al cual perteneces la actual Senadora  no ha podido invertír en el mismo drenaje pluvial al que ella hacía referencia. Bueno ahora nos cabe repetir  la misma frase del años 2010 de la señora Raful “QUE IMPOTENCIA SIENTE EL PUEBLO DOMINICANO”.

Cuando vemos actitudes tan ineficiente e inoperante por parte del Estado Dominicano nos invade otra gran interrogante ¿Será a propósito? su dejadez e improvisaciones en este y otros temas o todo obedece a un plan bien organizado y pensado.

Las críticas y cuestionamientos a las autoridades llovieron en las redes sociales y medios de comunicación, y es que increíblemente en el país no existe un radar meteorológico de uso público, como el que existe en Punta Cana, que cubra bien la capital y de esa forma determinar dónde estaban los ecoprecipitables más fuertes y con esa información, prevenir a las personas más vulnerables.

Ahora nos queda la experiencia y los destrozos de una población, clase media y media alta que jamás olvidará este fenómeno y sobre todo la ineficiencia del Estado Dominicano y la Alcaldía del Distrito Nacional.

Esta tragedia que ha llevado luto,  dolor y pérdidas millonarias a los dominicanos, también debe servir para que el gobierno comprendan que la problemática no se va a resolver culpando a las gestiones pasadas, sino asumiendo su responsabilidad y para lo cual fueron elegidos. La inversión en el drenaje pluvial debe ser urgente decidido y firme, para descontinuar la práctica de las fotografías y los vídeos para las redes sociales como si se tratara de una campaña política.

La gente en el Gran Santo Domingo exige repuesta y ayuda para volver a normalidad y el Gobierno está en la obligación social y moral de atender cada una de esas necesidades sin importar su extracto social. ¡Basta ya de populismo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.