mié. Oct 16th, 2019

¿Encontronazo de la guerra comercial EE.UU. y China?


Un misil causa pánico en el consciente y subconsciente humano por su efecto devastador, pero también tendría el mismo impacto la agudización de la guerra comercial entre Estados Unidos de Norteamérica y la República Popular de China.

Este conflicto entre las dos principales superpotencias mundiales es una gran amenaza para las finanzas del planeta, cuyo efecto podría ser tan mortífero como una tercera guerra mundial.

Estaríamos entonces en la antesala de una descomposición de las normativas del comercio a escala universal, lo que eventualmente abriría espacio al desabasto y carestía alimenticia y por consiguiente, a una hambruna generalizada.

Estados Unidos y China, dos de las naciones más influyentes de la tierra, están obligados a buscar un punto de encuentro y de entendimiento en su diferendo que hace varios meses protagonizan para evitar que colapse el comercio mundial.

Ambas superpotencias son las fuerzas motoras de la producción, comercialización y distribución de una gran mayoría de los artículos de consumo y servicios alrededor del planeta.

Están en juego muchos intereses que envuelven miles y miles de billones de dólares. O sea, la esencia de la generación de riqueza, el intercambio y el capital.

El progresivo crecimiento y participación de China en el intercambio mundial de mercancías ha impactado a prácticamente todos los países, generando simultáneamente un novedoso dinamismo y aperturas en las áreas de la política, diplomacia, educación, ciencia y la cooperación internacional.

Pero, ¿cuál es el peso especifico de EE.UU. y China en el comercio mundial actualmente?

Ambos países representan aproximadamente el 40 por ciento de la producción económica mundial.

Sin EE.UU. y China, ¿habrá comercio?

Gabriel Sterne, director de investigación global de Oxford Economics en Londres, concluye en un estudio que de seguir la disputa EE.UU. Vs. China habrá un descenso y desaceleración de sus economías.

Y asegura que la producción económica anual de China se reducirá en un 0,8 por ciento y la de Estados Unidos en 0,3 por ciento.

El gigante asiático no tan solo tiene la mayor población mundial, alrededor de 1,393 millones sino además, genera aproximadamente un tercio del crecimiento económico del planeta.

Posee una superficie de 9 millones 562 mil 910 Km2 y es la nación más poblada del mundo en base a extensión territorial con media de 145 habitantes por Km2.

La comunidad mundial espera una pronta solución al impasse de estas dos superpotencias que son decisivas en la dinámica comercial alrededor del globo terráqueo.

El esplendor de la expansión y predominio económico, político y militar estadounidense trajo consigo una serie de marcas que simbolizan la imagen de esa gran nación.

La Coca cola, ícono que sigue trillando el éxito de su comercialización mundial; Apple, Harley Davidson, Gillette, Nike, General Motors, ExxonMobil, Ford y Walmart entre muchísimas otras que representan la esencia del capitalismo económico norteamericano.

La China Moderna

Desde que China empezó a aplicar su novedoso modelo de capitalismo social de mercado las compuertas de la competición y comercialización mundial se abrieron aceleradamente en todos los confines del planeta.

Las grandes transnacionales y multinacionales de las tecnologías, dispositivos electrónicos, equipos electrodomésticos y juegos de animación entendieron que estaban frente a una nueva realidad competitiva.

Hoy en día las principales marcas comerciales chinas tras vencer innumerables obstáculos y trabas han podido adueñarse del mercado Occidental y de otras latitudes del mundo, es una verdadera revolución en el comercio del siglo 21.

Pero igualmente ha provocado la actual guerra comercial entre EE.UU. y el poderoso país del Este de Asia.

Y me pregunto, ¿celos competitivos o temores al desplazamiento de los mercados tradicionales occidentales?

Huawei, es uno de los principales símbolos económicos y tecnológicos de la República Popular de China a nivel mundial. Una empresa exitosa desde que nació y expresión de la modernidad, creatividad y expansión del socialismo de mercado chino logrado en las últimas tres décadas.

Es la identidad comercial primaria de China que ha destronado a muchas marcas icónicas del capitalismo moderno estadounidense, japonés y europeo. Un ejemplo elocuente del desarrollo alcanzado por la segunda potencia del planeta.

A continuación, las diez marcas comerciales más importantes de China con prestigio local e internacional.

-Lenovo, es la marca china de mayor nivel de exportación mundial y fabrica PCs, smartphones, tablets y Smart TVs.

-Huawei; Alibaba, Elex Tech, Xiaomi, Air China, Haier, Anker, Cheetah Mobile y Hisense.

¿Cuál es el precio que deberán seguir pagando las transnacionales chinas por haber desplazados del mercado a importantes empresas occidentales?

Como se aprecia, el diferendo estadounidense-chino no es tan solo por supuestas violaciones a normas comerciales. Es sobre todo, la feroz lucha de dos superpotencias que se disputan la supremacía en el actual reordenamiento y globalización de los más importantes bienes y servicios que produce la humanidad.

En cierto modo los países occidentales han pretendido “humillar” a China acusándolo de robos de identidad y patentes comerciales, de reproducir los productos de muchas de las mejores marcas norteamericanas y hasta de lanzar al mercado artículos de mala calidad.

Los chinos no se rinden y aseguran que en poco tiempo podrán superar el bloque al Android de dispositivos Huawei impuesto por la poderosísima transnacional estadounidense Google.

La medida restringe el acceso de Huawei al sistema operativo de Google creándole serias dificultades comunicacionales a la gigante telefónica asiática.

Ello ocurre luego que el presidente Donald Trump impusiera nuevos aranceles y sanciones económicas a China.

Habrá que esperar la venidera Cumbre del G20, a efectuarse en Osaka, Japón, entre 28 y 29 de junio donde se congregarán los líderes de las naciones más industrializadas del mundo.

Allí se estrecharán las manos y conversarán los presidentes de EE.UU., Donald Trump y de la República Popular de China, Xi Jinping.

¿Podrán esos dirigentes poner fin a la guerra comercial de los dos países que representan?

Articulo de Manuel Díaz
Fuent: Diario Dominicano RD