jue. Abr 22nd, 2021

«Policía, No Me Mate».


    Por:
  • Carlos Lara
  • (Periodista)
  • Redacción Desde la Fuente

«Policía, No Me Mate».

Autor: Carlos Lara

Periodista 

Es el hashtag más famoso y tendencia varias veces en la red social Twetter, a raíz del confuso incidente ocurrido en Villa Altagracia donde resultaron asesinados una pareja de pastores Evangélicos, Elisa Muñoz Marte y Joel Eusebio Díaz Ferrer, situación catalogada por el cuerpo del orden como un error, ya que al parecer la orden de ejecución extrajudicial era para un grupo de delincuentes que se transportaban en  vehículo  “parecido,” a la misma hora y zona. Ahora ante está gravísima confusión cabe preguntarnos ¿Y esa justificación inconsciente de la policía no mostró que todavía existen altos jefes en este organismo contrarios a la ley y los derechos humanos al tratar de justificar una ejecución?

¡La policía: Un origen dictatorial! 

Durante la ocupación norteamericana en Santo Domingo de 1916 a 1924, las tropas norteamericanas se propusieron crear una institución militar denominada como ‘’Guardia Nacional’’, cuerpo castrense que funcionaba como agencia de defensa y policía, sentando las bases y abriendo las puertas a lo que hoy todos llamamos Policía Nacional. No fue hasta seis años después del inicio de una de las dictaduras más despiadadas dirigida por Rafael Leónidas Trujillo en 1930 cuando se hacen los preparativos para darle forma constitucional a lo que hoy llamamos Policía Nacional. El 5 de noviembre del 1930,  el Congreso Dominado aprueba y es promulgada por el tirano la Ley 14, la cual permitía al jefe de Estado nombrar o destituir jefes locales de la policía, una condición que prevalece hasta estos días.

Pero el acontecimiento mayor y que permitió al dictador lograr sus propósitos de establecer legalmente una policía, que para la opinión pública su función era ser cuerpo armado, técnico, profesional, de naturaleza policial, principal responsable de la vigilancia y seguridad ciudadana de todo el territorio nacional. Pero en la práctica era totalmente lo contrario, pues  esa policía desde su creación el 2 de marzo del 1936 y con la aprobación congresual del Decreto No. 1523, nace en la República Dominicana, una policía dedicada totalmente al servicio de dictador y posteriormente a otros gobiernos sucesivos como lo fue el gobierno de los doce años del Doctor Joaquín Balaguer, el cual convirtió a esa institución del Estado en la policía más represiva de la historia política dominicana con la creación incluso de grupos paralelos dirigidos por civiles y militares como lo fue la Banda Colorá, culpable de la desaparición  de miles de personas para esa época funesta.

“Policía, No Me Mate”,  es una frase perfecta, es la expresión de una ciudadanía cansada, hastiada, aburrida de contar por décadas de una policía abusadora, pero sobre todo de un cuerpo que debería estar para proteger no para agredir a su pueblo. Este gobierno del licenciado Luis Abinadertiene un gran reto por delante; un reto que no se resuelve removiendo o retirando uno que otros jefes, no, la policía necesita una metamorfosis profunda desde arriba hacia abajo, y, más aún, no vemos posibilidad alguna de reformar una policía que fue creada para reprimir desde su fundación. Este país necesita policías profesionales, con condiciones humanas extraordinarias, conocedores de la conducta humana, hombres y mujeres con amor por los cuidamos, capaces de aplicar los protocolos policiales bien definidos en el Código Procesal Penal y en la Ley de la propia policía, No. 590-16.

Este país necesita una policía que comprenda que existen derechos fundamentales expuestos en nuestra propia Constitución que deben ser respetados y que ellos ni nadie están por encima de eso. Esa nueva policía necesita comprender que la pena de muerte está prohibida en el Art. 37 de la Carta Magna que dice: ” El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse, ni aplicarse en ningún caso la pena de muerte”. 

Si así mismo “Policía, No Me Mate”, debe sonar fuerte en todos los rincones del mundo, principalmente en instituciones internacionales como la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y el Sistema Internacional de Derechos. Ellos todos y otros deben escuchar el clamor de un pueblo que lleva años bajo el abuso y atropello de una institución que debió ser creada para cuidar a su gente. Por favor #PoliciaNoMeMate.