lun. Ago 19th, 2019

Presidente de la Cámara de Diputados, Radhamés Camacho


“Nada humano me es ajeno decía un sabio, por eso no me voy a cansar de repetir que hoy me siento sumamente feliz, porque los he escuchado que sienten algunas vergüenzas, que eso no debió pasar, que representamos al pueblo, que necesitamos democracia, que tenemos derechos y en consecuencia nadie habló de nuestros deberes. A mí me alegra mucho porque entonces eso es coherente con una parte de mi planteamiento de que nos observan, de que debemos estar, que cuidemos el cuerpo de la Cámara de Diputados en sentido general. Los escucho decir y las se escuchó decir que hay que quitar el cerco militar, pero todos si usted va y yo tengo las correspondencias nos solicitan que necesitan tener un guardia, que necesitan tener otro.

Yo soy el responsable de la seguridad general de todos ustedes aquí adentro, con lo que considere la Presidencia para garantizarle su seguridad, porque cuando pase algo posiblemente usted sea el primero que me va a reclamar a mí y hoy quiero reiterar aquí en nombre del bufete y en el mío propio, que yo puedo delegar cualquier función, pero no la responsabilidad que me consagran los reglamentos internos y el mío propio. Es a mí que me llegan los informes; Yo soy que me leo los informes que muchos de ustedes no entienden y en consecuencia los buenos médicos interrumpen A mí me toca también tomar las medidas preventivas, debo garantizar el buen funcionamiento aquí y ojo que no le quepa duda a nadie que por eso llego aquí temprano y me voy tarde y estudio mi clase permanentemente para pasar el examen como digo siempre.

No pueden confundir la prudencia con el carácter. Ajá le da vergüenza de los partidos, es que cada vez a que se va a tomar una medida, solamente es buena si le beneficia a usted, pero sino ya es dictadura. El congreso, su solemnidad la han paseado en la cola de un camión como su fuera un saco, como si fuera una caja de basura y nosotros lo soportamos estoicamente aquí y por eso casi no pasa una semana sin que el Presidente de la República promulgue una Ley que es el resultado del trabajo de ustedes y del esfuerzo nuestro y del trabajo de los empleados y empleadas.

A mí no ven la clase de seguridad porque yo me la sé. Pero no están hablando que van a quemar el Congreso, que vamos a tener que legislar en el Centro Olímpico o en otro lugar y usted quiere más irrespeto y desconsideración y más provocación que esa, ¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Estos no son juegos de niños. Esta es la democracia dominicana y a mí tampoco me den clase de esfuerzo, porque a mí no me reglaron el rango en una computadora, yo me la gané en el campo de batalla, en el debate en respeto a los demás.
Por eso no es ahora que defiendo la función de los políticos, es siempre y no es porque me conviene, el proceso de reforma Constitucional, el proceso de modificación de las leyes está escrito, está escrito en la biblia, que es la Constitución de la República y entonces escucho a algunos colegas a todo lo largo y ancho de la ciudad y del país hablando de defensa a la Constitución. Y ¿Cuál es la defensa de la Constitución?, es participar es decir las cosas.

Quien os habla en diferentes ocasiones en nombre del PLD me he tenido que quedar solo en ocasiones y fui derrotado tres veces y usted lo sabe Julito Fulcar, en varias ocasiones en escenarios de confrontaciones verbales fuertes y al día siguiente todavía con el polvo de la derrota, Wellington Arnaut, yo estaba reconociendo el triunfo del adversario, porque eso fue lo que aprendí con el profesor Juan Bosch y al lado de Danilo que prefirió no ir a una segunda vuelta porque le podía general dificultad al Estado. Sí honorables a nosotros nos toca tomar todas las medidas que haya que tomar y tengan claro. A mí no me falta valor para tomar la medida que haya que tomar, pero es garantizado el éxito del trabajo de ustedes, que lo hago diario, no es cuando me conviene ni lo hago como si estoy en un restaurant, sirviéndome al gusto de mi paladar, lo hago convencido de la dimensión de mi responsabilidad. Aprendí con el maestro a defender las causas nobles en la que usted crea, si es necesario donar la vida hágalo y entonces colegas, lo que tenemos es que someternos ahí y punto y “Nada humano mes es ajeno”. Entonces honorables colegas tengan ustedes la tranquilidad que esta es la Casa de la Democracia y esta es la parroquia, esta es la escuela, este es el escenario donde a nosotros nos toma ejercer con responsabilidad y no tengan la menor duda que yo estaré encabezándolos a ustedes con mucho orgullo y con mucha satisfacción, muchas gracias.